SOCIEDAD

El veterano que halló en Río Gallegos un abrazo “como en ningún otro lugar” de Argentina

(Foto Walter Díaz)

Andrés Fernández es veterano de guerra de Malvinas y está radicado hace 34 años en la ciudad santacruceña de Río Gallegos, donde encontró el paisaje cercano a las islas y el abrazo de una sociedad que vivió “como ningún otro lugar” el conflicto bélico.

“Llegué a Río Gallegos buscando el lugar en el mundo que se pareciera al paisaje de Malvinas, lo buscaba de mochilero cuando tenía vacaciones en Entel (la exempresa nacional de telecomunicaciones, privatizada durante el menemismo) y al principio tampoco lo reconocí acá hasta que alguien me llevó a pescar a la ría y dije es éste, entonces tramité mi pase que se concretó en 1988”, contó a Télam el veterano de guerra.

Fernández destacó que en Río Gallegos “no encontré solo el paisaje sino además un pueblo que nos entiende a los veteranos porque vivió esa circunstancia como en ninguna otra parte del país”.

El ex combatiente, oriundo de Libertad, partido de Merlo, provincia de Buenos Aires, hizo el servicio militar en el Ejército en el Comando de Comunicaciones del Regimiento de Mercedes, en la provincia de Buenos Aires.

Estaba de baja y tenía 21 años recién cumplidos (20 de marzo) cuando el 7 de abril de 1982 lo llamaron para reincorporarse a la fuerza.

Foto Walter Daz
(Foto Walter Díaz)

“De Mercedes nos llevaron a El Palomar el día lunes posterior a Semana Santa, que era 11, y nos trajeron al Sur, en un avión 707, la chancha, todo desmantelado, la primera vez que viajábamos en avión, éramos 250 sentados en el piso espalda con espalda con el fusil en el medio de las piernas”, relató de esos días.

Fernández contó que llegaron de madrugada a Río Gallegos: “Nos hicieron sacar los bolsos que pasamos a un avión más chico en el que viajamos a Malvinas y era todo un caos de aviones, helicópteros, era como una película”.

“Salimos del aeropuerto y empezamos a caminar por una ruta, empezamos a ver amanecer y a ver el mar, hasta que un soldado vio un cartel que decía Airport Stanley”, indicó.

Para Fernández, desde que llegó a Malvinas el 13 de abril, en el Comando de Comunicaciones “todo fue tranquilo hasta el 1 de mayo que fue el bombardeo a la pista, nosotros estábamos cerca, a unos 6 kilómetros en la ciudad”.

Construcción de líneas telefónicas, su repartición, era la encargada del armado y reparación desde el Comando de Comunicaciones hasta las posiciones de combate.

Fernández dijo que no fue sino hasta hace unos años, durante una presentación en El Calafate del unipersonal “Silencio ficticio” que interpreta, una obra de su autoría sobre cartas que recibió durante la Guerra, y en un intercambio con otro Veterano entre el público, que tuvo real noción de lo que vivió en el archipiélago.

Foto Walter Daz
(Foto Walter Díaz)

“Cuando se cortaban las líneas íbamos corriendo con el cable hasta donde estaba cortado, en la oscuridad y con la cinta congelada lo tratábamos de reparar y siempre escuchábamos ruido, porque claro, estábamos en el medio del combate”, graficó.

Los soldados recibieron durante la guerra cartas de familiares, amigos, vecinos y de estudiantes de todas las edades que eran incentivados para eso en las escuelas y que llegaban en el avión Hércules.

“Mi familia, mi hermana que tenía 7 años, los chicos de su escuela me escribían, vecinos. Las cartas eran sumamente importantes porque eran de mucho aliento. Yo creo que si hoy los argentinos leyeran lo que escribieron en esa época nuestro país sería diferente”, afirmó.

Fernández atesoró unas 200 cartas que durante el conflicto guardó “en un pozo de zorro comunitario” y tras la rendición y luego como prisionero de guerra durante cinco días, tuvo que resguardar entre sus prendas holgadas porque “había adelgazado 35 kilos”.

Las cartas que transformó en una obra de teatro unipersonal que le sirviera al decir de la crítica local para “exorcizar los fantasmas de la guerra”, le provocaron un tenso episodio con soldados británicos a cargo al advertirlas como un dudoso bulto en su vientre.

Fernández se formó en actuación durante la adolescencia con el actor Juan Carlos Thorry.

Como artista es Fernández Cabral, según explicó, “porque la rama de los Cabral son los artistas de la familia, que además somos descendientes del Sargento Cabral”, agregó.

“Siempre mi abuelo nos decía eso y nosotros no le creíamos. Hoy sabemos que su papá era primo del sargento Cabral, que en realidad era un zambo, hijo de una indígena y un brasilero que eran esclavos allá por el 1800”, añadió.

Relacionadas

“Cabral era el apellido del dueño de los esclavos y cuando se liberaron salieron de Corrientes y llegaron a Buenos Aires”, amplió sobre la historia familiar.

También recordó de Malvinas a una joven kelper que durante la guerra “con mucho miedo, aterrada estaría” con cuatro hijos vivía al lado del Comando y pudieron comunicarse a través de un amigo que era profesor de inglés.

Definió que la joven fue para él “como un amor platónico” y que llegó a lavarles la ropa y a posibilitarles otra vía de comunicación.

“En una oportunidad entre la ropa lavada nos entregó una radio con la que sintonizábamos emisoras de Uruguay donde no decían lo que nos decían a nosotros, estábamos informados de otra manera, pero más asustados”, resaltó.

“Por las noches leíamos las cartas en voz alta y escuchábamos radio”, recordó.

Fernández advirtió que de regreso, ya en el traslado de Palomar hasta Campo de Mayo sintieron “el ocultamiento” que seguiría al conflicto bélico.

“Era 24 de junio y todavía no llegábamos a casa, ahí firmamos un formulario terrible en el que se nos decía que no debíamos contar nada de lo que vivimos en combate porque nadie sabe dónde se oculta el verdadero enemigo, esa frase me quedó grabada”, enfatizó.

El Veterano de Malvinas advirtió que una vez en democracia los gobiernos se ocuparon de juzgar a las Juntas Militares y consideró que “recién la única persona que pidió disculpas en nombre del Gobierno de la Nación por el trato que tuvimos los Veteranos fue Cristina Fernández de Kirchner cuando inauguró las fotos de las madres en el Cementerio de Malvinas”.

La entrada El veterano que halló en Río Gallegos un abrazo “como en ningún otro lugar” de Argentina se publicó primero en Cultural Cava.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El Ministerio de Salud instó a mantener el uso del barbijo en espacios cerrados

admin

Casi la mitad de los niños con cáncer y Covid-19 fueron asintomáticos durante la pandemia

admin

Ascienden a 104 los muertos por los derrumbes e inundaciones en Petrópolis

admin

Reportaron 19.763 nuevos casos de coronavirus en la provincia de Buenos Aires

admin

Calentamiento global: presentan un informe para mitigarlo

admin

Cabandié: “Si la justicia no toma medidas ejemplificadoras”, seguirán quemando el Delta

admin