Arte CULTURA

Eduardo F. Costantini, el coleccionista de las obras más icónicas del arte latinoamericano

Madrid Actualizado: Guardar

El gran coleccionista argentino Eduardo F. Costantini (Buenos Aires, 1946), uno de los más poderosos de América Latina, ha sido quien ha desembolsado 34,9 millones de dólares por un autorretrato de Frida Kahlo, ‘Diego y yo’ (1949), en una subasta celebrada anoche en la sala Sotheby’s de Nueva York. Se convirtió en la obra de arte latinoamericano más cara de la Historia.

Eduardo F. Costantini, ante 'Baile en Tehuantepec', de Diego Rivera
Eduardo F. Costantini, ante ‘Baile en Tehuantepec’, de Diego Rivera – ABC

La pasión (casi obsesión) por Frida Kahlo y Diego Rivera le viene de lejos. No cejó en su empeño durante 20 años hasta tener en sus manos dos obras icónicas de ambos artistas. Ambas salieron a subasta en 1995, procedentes de la Colección IBM, pero solo pudo adquirir entonces ‘Autorretrato con loro y chango’ (1942), de Frida Kahlo. Pagó por él 3 millones de dólares. En 2016 tuvo una segunda opotunidad para comprar ‘

Baile en Tehuantepec’ (1928), de Diego Rivera. Y esa vez no la desaprovechó. Desembolsó 15,7 millones de dólares, récord entonces para una obra de arte latinoamericano, aunque fue en venta privada y no en una subasta. Ese cuadro se vio por vez primera, junto a otras 12 obras de su colección personal, en la exposición «Una mirada a la Colección Costantini» en la Academia de Bellas Artes de Madrid en 2017.

¿Por qué eran tan especiales para usted el Frida Kahlo y el Diego Rivera? «La estrategia que seguí gracias al asesoramiento de un buen amigo (Ricardo Estévez) fue comprar obras superlativas de la historia del arte latinoamericano. La colección MALBA, en su origen, eran apenas unas 300 obras, pero con una relevancia muy importante. Aquel día de 1995 fue antológico porque aparecieron las obras de Diego y Frida simultáneamente». En su colección también atesora una obra seminal de Tarsila do Amaral, ‘Abaporú’, un icono del arte barsileño.

'Autorretrato con loro y chango', de Frida Kahlo
‘Autorretrato con loro y chango’, de Frida Kahlo – COLECCIÓN COSTANTINI

Acabó eligiendo a Frida… «Sí, tenía un amor especial por esa obra. Pero siempre me quedó la curiosidad y el deseo de poder adquirir también el Rivera. Comprarlo supuso un esfuerzo financiero grande. También una reafirmación del compromiso con el arte latinoamericano. Creo que va a ser otra de las fortalezas de la colección, como el ‘Retrato de Ramón Gómez de la Serna’, de Rivera. En su momento pagué por él más que por el Frida Kahlo».

En junio de 2020, en plena pandemia, Costantini sumó otras piezas clave del arte latinoamericano a su colección, vendidas en una subasta en Sotheby’s, que fue retransmitida en vivo en todo el mundo simultáneamente desde Nueva York, Londres y Hong Kong. Concremante, adquirió ‘Omi Obini’ (1943), de Wifredo Lam, por 9,6 millones de dólares; y ‘Armonía’, de Remedios Varo, por 6,2 millones. En ambos casos, nuevos récords para estos artistas.

Eduardo F. Costantini, junto con 'Abaporu', de Tarsila do Amaral
Eduardo F. Costantini, junto con ‘Abaporu’, de Tarsila do Amaral – MALBA

El empresario –hizo su fortuna en el mercado inmobiliario y financiero– donó más de 200 obras en 2001 para la creación del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), un referente internacional. Para él, «el coleccionismo es una droga y el coleccionista, un enfermo sin solución». «Con el nacimiento del MALBA, la visibilidad de los artistas latinoamericanos ha mejorado enormemente. Los museos centrales han retomado o han iniciado programas curatoriales y de adquisición de arte latinoamericano: el MoMA, la Tate Modern, la Fundación Daros… Con el MALBA se produjo una nueva lectura de los artistas latinoamericanos, una mirada internacional. Los jurados revalorizaron a artistas como León Ferrari o Víctor Grippo. El mercado del arte argentino y latinoamericano tiene mayor visibilidad, está más activo. Hoy es difícil encontrar las piezas históricas, sobre todo del periodo modernista, pero también contemporáneo, ya sea en galerías o en casas de subastas», comentaba Costantini hace unos años.

¿Cuál fue su primera compra? «Quise comprar un Antonio Berni. Yo era muy joven y no tenía dinero para comprarlo. La dueña de la galería me permitió adquirir en cuotas otros cuadros de dos artistas argentinos. Cuando tuve más posibilidades económicas una de las primeras que compré, al hijo de Berni, fue una pieza antológica de su padre: ‘Manifestación’. Aborda el impacto de la crisis del 30 en Argentina. Es una obra muy significativa. Después seguí comprando obras de Berni. El MALBA tiene siete». Coleccionistas privados como Patricia Phelps de Cisneros, Eduardo Hochschild o el propio Costantini, entre otros muchos, han estado tirando del carro del arte latinoamericano, reactivándolo, desde hace muchos años.

Ver los comentarios

La entrada Eduardo F. Costantini, el coleccionista de las obras más icónicas del arte latinoamericano se publicó primero en Cultural Cava.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El Consejo de Ministros aprueba la compra del Archivo Lafuente por casi 30 millones de euros

admin

Clara Obligado: «Ya no soy argentina del todo y nunca seré española»

admin

El alquiler de la Colección Carmen Thyssen se firmará el 9 de febrero

admin

“Palito es una metáfora de lo que a la sociedad argentina le hubiera encantado ser”

admin

Un debate sobre la polarización política, entre claroscuros y falsos dilemas

admin

El Coral Makus presentará mañana su concierto “Sonidos de mi Tierra”

admin